domingo, 9 de junio de 2013

Ídolo de Peña Tú.



Nos situamos en el pueblo llanisco de Puertas de Vidiago, donde a su entrada, dirección Santander, a mano derecha, nos espera un desdejado aparcamiento así como la dudosamente estética Aula de interpretación del Ídolo de Peña Tú, abandonada, cerrada y gestionada,supuestamente, por una empresa privada...




 Justo detrás del comentado despropósito comienza una pista de 1 km aproximadamente que nos conducirá hasta la roca zoomorfa de Peña Tú.



Tras una ligera ascensión nos encontramos un cruce perfectamente señalizado, decidimos subir por la pista, camino más largo que bordea un bosque de hayas para hacer la vuelta por el interior.


La pista esta perfectamente acondicionada pero comienza a dar señales de deterioro.En el último cruce que nos lleva a la cima o al área recreativa continuaremos rectos hacia la cima.


En la arriba nos espera un vigilante pagado por el Principado, no por el ayuntamiento de Llanes, ni nada que ver con el Aula de Interpretación. Amablemente nos abre la verja, nos indica el abrigo, pacientemente deja fotografiar todo, nos explica los grabados, responde nuestras preguntas y hasta nos fotografía en grupo.


Peña Tú, es un conjunto neolítico de grabados y pinturas ubicados en la cara levantisca de esta roca con una especie de visera para evitar las alteraciones meteorológicas de la sierra de la Borbolla, justo encima del río Purón, frente al mar Cantábrico. Esto ha posibilitado su conservación desde la Edad de Bronce.





Las pinturas están grabadas y pintadas en color rojizo esquematizando figuras humanas, destacando a simple vista una figura de 110 cm de ancho grabada sobre la piedra y coloreada en rojo oscuro. De la anatomía solo destacan dos círculos y un trazo vertical, (los ojos y la nariz), mientras en la zona inferior unos trazos pequeños nos indican el pie izquierdo desnudo como nota singular. Se cree es el enterramiento del líder, cuya "cuna" se encontraría  justo debajo.



Junto al Ídolo, una de las figuras que más llaman la atención es el puñal.



Otra de las figuras a reseñar es el hombre con el bastón, su mayor apertura de brazos y piernas, el objeto que lleva en su mano derecha cogido por el extremo encorvado dan un grado de estilización muy notable, desgraciadamente sus trazos se están borrando.


En el conjunto aparecen varios grupos de puntos rojos, característicos del neolítico ibérico siendo mas abundantes hacia el extremo izquierdo. Están bastante borrosos.




Las pinturas se entremezclan con diferentes signos y cruces grabados en la roca en una época posterior para cristianizar las figuras paganas.



La convicción de que estamos ante un monumento mortuorio esta reforzada por la presencia de túmulos por toda la sierra aun sin excavar.


El camino de vuelta lo realizamos por la senda que atraviesa un frondoso bosque de hayas, castaños y eucaliptos donde nos encontramos con el  busgosu, personaje mitológico astur.




Hermoso paseo al neolítico astur descubriendo lo que los paisanos denominan "Cabeza del gentil".